Mis recetas veganas fáciles | Soy Vegana

Pizza vegetal con no-queso de patata

Jenny
Receta vegana por
1 hora aproximadamente

¡Buenas tardes gente!

Como ya es viernes, hoy nos hemos permitido el lujo de prepararnos algo que llevábamos tiempo deseando comer: una buena pizza elaborada. La verdad, y no es por tirarnos flores – ejem – , pero nos ha salido una de las mejores pizzas veganas que jamás hemos comido.

Es súper cremosa, ya que como veréis más abajo la base está hecha a base de patata que actúa como una espécie de queso y la textura es una auténtica pasada. Si queréis que tenga sabor a queso, podéis añadirle levadura de cerveza sabor queso, pero nosotras hemos preferido no añadirlo. Está increíblemente deliciosa, es suave y ligera aunque llena mucho con la cantidad de vegetales que contiene. Y, porqué no, es la receta perfecta para la gente que no acostumbra/no le gusta comer verduras. 

Si estás aquí porque eres amante de las pizzas picante, lee el final de la receta para disfrutar de una pizza súper picante.

Con esta receta pueden comer dos personas abundantemente. Y si te sobra, como a nosotras,…¡Pues te la guardas para el desayuno!.

Ingredientes

  • Una base fresca para pizza, de las que son moldeables.
  • Papel de horno, que suele traer la propia base fresca de pizza.
  • Abundante tomate frito, nosotras escogimos la versión casera (porque, por lo general, contiene cebolla y está bastante especiado)
  • 3/4 de boniato mediano(también conocida como patata dulce o moniato)
  • Una cebolla mediana
  • Medio calabacín pequeño.
  • Media Berenjena pequeña.
  • Champiñones en láminas al gusto.
  • 6 patatas pequeñas, o 3 medianas
  • Olivas negras.
  • Ajo en polvo
  • Orégano
  • Aceite de oliva
  • Herbamare, pero si no tienes, puedes sustituirlo por sal.

Necesitaremos horno y un rodillo para estirar la masa.

Método

  1. En primer lugar comenzaremos pelando y troceando en pequeños cubos la patata y el boniato. Los volcaremos en ollas separadas con agua hirviendo y los dejaremos hasta que estén bien cocidas. Lo sabremos cuando podamos atravesarlo fácilmente con un tenedor.
  2. Cuando ya esté listo, retiramos la patata y el boniato del agua.
  3. Machacamos bien la patata con la ayuda de un tenedor y engrasando ligeramente con un chorrito de aceite de oliva.  Luego, volcamos por encima una pizca de orégano y ajo en polvo, y mezclamos y machacamos con energía hasta que quede lo más homogéneo posible.
  4. Para finalizar con la base de patata, cogeremos una cucharada sopera de boniato y lo mezclaremos con la patata. Volvemos a machacar y mezclar.
  5. Seguidamente, pelamos el calabacín, la cebolla y la berenjena, que los cortaremos en láminas lo más finitas que podamos. Luego, laminaremos las aceitunas negras. Lo apartaremos a un bol.
  6. A continuación, precalentamos el horno a 200º.
  7. Después, sacaremos la base de pizza de su envoltorio y con la ayuda de un rodillo estiraremos la masa un poquito, para que quede más fina y uniforme. Recuerda estirarla encima del papel de horno.
  8. Luego, con la ayuda de una cuchara sopera, esparcimos abundante tomate frito por toda la base de la pizza, hasta llegar bien a los bordes.
  9. Por encima, espolvoreamos abundante orégano.
  10. Para continuar, pondremos toda la patata repartida por la base, sin llevar al límite del borde de nuestra pizza. Ahora puedes espolvorear por encima un poquito orégano y herbamare o sal.
  11. Toca cerrar los bordes. Para ello cogeremos los bordes de la pizza y los doblaremos para dentro (1 centímetro aproximadamente) haciendo que los bordes queden rellenos de tomate y algo de patata. Con esto conseguiremos que los bordes de nuestra pizza queden de lo más crujientes y cremosos.
  12. Ahora, colocaremos los ingredientes en el siguiente orden:
    1. Primero colocamos una capa de calabacines laminados por toda la base.
    2. Luego, pondremos las láminas de champiñones, cebolla y por encima la berenjena.
    3. Para finalizar, colocamos los cubitos de boniato y las rodajitas de aceituna negra.
  13. Engrasaremos la parte superior de la pizza con un chorrito de aceite de oliva y lo metemos en el horno a 200º durante 25-30 minutos, encendido por abajo. El tiempo puede depender de cada masa y cada horno, así que mantenlo dentro hasta que se dore ligeramente.
  14. Cuando lo retires, verás que la patata habrá subido como si fuera queso. Alucinante ¿verdad?

Tss Tsss… Amante del picante ¿Quieres saber el truco del año? Prepara aceite picante dejando reposar muchas guindillas en tu aceitero. Y si quieres que sea lo más picante que has probado jamás, abre las guindillas. Lo fliparás.

 

 

Deja una opinión sobre esta receta vegana

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

1 2 3 4 5

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.