Mis recetas veganas fáciles

Tarta de cerezas vegana

Jenny
Receta vegana por
Star

¡Muy buenos días otro sábado más! ¿Cómo estáis llevando este verano? Espero que disfrutéis de vuestras vacaciones al máximo.

Yo hoy quería traeros algo un poquito diferente, más cerca de lo tradicional y un poco fuera de lo que suelo hacer últimamente. Como veis, es una tarta de cerezas muy muy finita que está deliciosa, os lo prometo. Me creeréis cuando os diga que esta receta la preparé un viernes, el sábado ya no quedaba tarta así que el domingo la volví a preparar porque había volado en mi casa (y con la excusa de que habían sobrado cerezas… :-p).

Os cuento un poquito: esta es una tartita de fruta natural endulzada con siropes (ya sabéis que a mi me gusta más endulzar así, y que si queréis una versión aún más saludable podéis usar sirope de Arce). Se aleja por completo de las recetas tradicionales de tartas que usan mantequilla o margarina, azúcar refinado y otros alimentos que yo personalmente no considero saludables (y lo más importante: algunos no son veganos).

¡Por cierto! Podéis hacer la tarta tan alta como queráis, sólo necesitáis más hojaldre y un molde más alto. A mi me gustan más finitas porque siento que si el relleno es demasiado en comparación con la cantidad de masa, acaba siendo empalagoso y pierde su gracia.

Propiedades

Como veis, esta tartita está compuesta de muchísima fruta, concretamente las cerezas. Esta fruta es una de mis favoritas, ya que tiene un grandísimo poder antioxidante que además ayuda a regular los ciclos del sueño y nos previene de enfermedades cardíacas. 

Son una fuente maravillosa de Vitamina A (Beta-Caroteno) , potasio, hierro, fibra (fundamental para la una buena regularidad digestiva) y ácido fólico.  ¡Y por cierto! También se conocen por su potente actividad anti-inflamatoria. Telita, ¿eh?.

Ingredientes (para 6 raciones de tarta de cerezas vegana)

  • Una masa de hojaldre vegano (dos si quieres hacer la decoración superior)
  • 1 taza de leche vegetal
  • 30 cerezas (más o menos)
  • 4 cucharadas soperas de maicena (En españa la encontrarás en supermercados)
  • 2 cucharadas soperas de sirope (yo usé sirope de ágave)
  • 1 cucharada sopera de vainilla
  • Aceite de oliva
  • Opcional: medio limón pequeño, que le aportará un ligero sabor y algo de acidez

*Necesitaremos un molde para tartas -mejor si es de silicona-, un rodillo y un cortador (puede ser tipo pizza o un simple cuchillo)

Método

  1. Lo primero que haremos será sacar el hojaldre de nuestro paquete y estirarla un poco para hacerla más fina.
    Mejor si la dejamos con un forma más o menos similar a la de nuestro molde: en mi caso redondeada.
  2. A continuación, con un poquito de aceite de oliva engrasamos nuestro molde y colocamos por encima la masa y la ajustamos a las esquinas del molde.
    Si sobra demasiado por un costado, la cortamos y reservamos ese trozo para la decoración.
  3. Ahora vamos a por la crema: para ello pondremos a hervir en un cazo pequeño la taza de leche vegetal,  las dos cucharadas soperas de sirope de ágave, un chorrito muy pequeño de aceite de oliva (opcional), la cucharada sopera de vainilla y las cerezas previamente deshuesadas. (También el jugo de medio limón si decidiste añadirlo)
    Un truco para deshuesar las cerezas rápidamente y sin destrozarlas es pasar por el centro una pajita de plástico duro. Al atravesarla desde la parte superior hasta la parte inferior, nos llevaremo con nosotros el palito y el hueso interior de una sola pasada.
  4. Ponemos la olla a hervir suavemente hasta que la leche haya cogido un color rosado o rojizo, que son unos 10 minutos.
    Si queremos, podemos trocear las cerezas o machacarlas para que el jugo se reparta más por la leche. 
  5. Seguidamente añadiremos las 4 cucharadas soperas de maizena para conseguir una consistencia más densa.
    Mejor si lo espolvoreamos poco a poco mientras removemos, sino se formarán grumos.
  6. Lo dejaremos a fuego medio-bajo, con un ebullición muy suave y sin dejar de remover. Durante unos 10 minutos o hasta que la consistencia de nuestra crema sea parecida a una natilla.
  7. Cuando ya esté lista la crema, apagamos el fuego y la volcamos sobre nuestra tarta.
  8. Mientras, ponemos a calentar nuestro horno a unos 180 grados.
  9. Con la cremita esté algo más templada, vamos a preparar la decoración superior: para ello estiraremos nuestro segundo hojaldre y lo cortaremos en tiras largas y del mismo ancho. Luego, las colocamos por encima de la forma que más nos guste.
  10. Por último antes de hornear pintaremos todo el hojaldre superior con un poquito de sirope de ágave, que esto le dará un toque brillante, más crujiente y ligeramente dulce.
  11. Ahora, toca hornear durante unos 40 minutos a 170/180 grados, o lo que es lo mismo, hasta que el hojaldre se haya dorado.
  12. Para acabar, dejamos templar al aire libre, luego desmoldamos y finalmente lo metemos en la nevera.
    Está mucho mejor después de un ratito de nevera.

¿Qué tal os ha quedado? ¿Verdad que es muy fácil? :-p

No os olvidéis que este miércoles os dejaré la video receta en Facebook. Si tenéis cualquier duda podéis dejarla aquí abajo.

¡Nos vemos el próximo sábado chic@s!

¡Más recetas veganas!

Categorías:

7 opiniones

  1. Esther

    Hola, me encanta la receta, me podrías decir que marca vegana de pasta de hojaldre utilizas? es fácil de encontrar, muchas gracias.
    Estoy mirando y no encuentro ninguna.

    Star
  2. Muy buenas Esther,

    Si eres de España podrás encontrar hojaldres sin mantequilla/grasa de cerdo en supermercados, aunque la gran mayoría llevan aceite de Palma y es muy dificil encontrar una que no lleve. Yo te recomiendo que vayas directamente a una tienda vegana, ecológica o a alguna sección de supermercado que sea gluten free / eco, porque ahí suele ser más fácil encontrar este tipo de productos.

    Por desgracia me olvidé por completo de apuntar la marca que usé 🙁 Pero si encuentro de nuevo ese producto os lo dejaré por aquí escrito.

    Besos!

    Star
  3. rafael perez

    que bueno es esta tarta quiero mas recetas para aprender esto esta muy bueno

    Star
  4. Jose

    Hola, tiene una pinta deliciosa. ¿Se podrían sustituir las cerezas naturales por algo similar? Lo digo porque si quieres hacer la receta cuando no están de temporads no las encuentras. ¿Serviría algún tipo de mermelada?

    Star
  5. Jenny

    Muy buenas Jose, puedes sustituir las cerezas frescas por cualquier tipo de fruta fresca de temporada! Albaricoques, higos, mango… Todo lo que se te ocurra. En cuanto a lo de la mermelada, tampoco hay ningún problema, sólo tendrías que rellenar y listo. Lo único que podría pasar es que si la mermelada es demasiado dulce, en grandes cantidades sea imposible de comer. Pero por lo demás…¡Hasta donde te lleve la imaginación!

    Star
  6. Elizabeth

    Hola, soy de Chile y hoy encontré tu blog, debo decir que me encantó!

    Respecto a la receta, existe una para la masa? Ya que en el lugar que vivo no hay vegana.

    Estaré atenta, Cariños!

    Star

Deja una opinión sobre esta receta vegana

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

1 2 3 4 5

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.