Tarta sin Horno: Cheesecake vegano de Té Matcha Orgánico

Receta vegana por Jenny

¡Buenos días chic@s! Os prometí receta con el Té Matcha de Isshotea que enseñé por Instagram Stories y aquí os la traigo:  la receta con el paso a paso para hacer mi Cheesecake Vegano con Té Matcha.

Ya sabéis que yo  antes había cocinado con Té Matcha, pero como todo el mundo llevo meses escuchando hablar sobre él: que si bolitas energéticas rebozadas en Matcha, que si Matcha-Latte… Encontré mil y una recetas distintas… Y si os soy sincera hasta hace dos días no estaba segura de cómo se usaba… Así que empecé a curiosear para introducirme a la vida moderna.

Vi como la gran mayoría de Tartas con Té Matcha rebosaban productos de origen animal: mantequilla, huevo, lácteos… Y entonces se me ocurrieron mil y una maneras de hacer tartas totalmente veganas, pero sin duda la más fácil era esta. Porque que no os confunda el aspecto: esta tarta es facilísima de hacer. Básicamente se trata de triturar y mezclar algunos frutos secos con leche de coco y algunos alimentos que nos aporten sabor .

El resultado es este que veis: una tarta de 3 capas. La base de avellanas y canela, la primera crema de queso con un toque de limón y la segunda crema de queso vegana mezclada con Matcha. Para rematar: un poquito del té en polvo. El resultado es alucinante: una tarta sin horno que tiene una textura suave y parecida a la mousse.

 

Elegir correctamente el tipo de Té Matcha 🌿.

Coincidió que justamente esta semana me llegó el paquete de Isshotea con los diferentes Tés Matcha Orgánicos: Gourmet, Chai, Premium y DetoxSí, yo tampoco sabía que existían tantas variedades. Pero dejadme que os explique las diferencias, porque dependiendo del que elijas puede tener un sabor o un acabado distinto.

El ‘Té Matcha Gourmet’ (el que podéis ver abajo en la foto) fue el que usé para este Cheesecake Vegano, porque es la modalidad de Té verde que combina hojas tiernas y maduras y por eso tiene un sabor más fuerte respecto al ‘Premium‘, que supuestamente tiene mayor cantidad de Antioxidantes debido a que únicamente usa hojas tiernas.

Por otra parte está la versión ‘Chai’, que es una mezcla del té verde con cúrcuma, canela, cardamomo, comino y anís, y el ‘Matcha Detox’, que tiene Moringa y Maca.

En este caso yo os recomiendo que sea 100% Té verde, sin combinaciones. Sé que no todos tenéis una tienda cerca donde comprarlo, así que os dejo el enlace a la Tienda Online de Té Matcha Ecológico que yo usé para la receta.

 

El Té Matcha Bio ‘Gourmet” fue el que usé para la Tarta. Por su cuerpo y sabor fuerte.

Aunque tenía otras versiones del Matcha de Isshotea: Chai, Detox y Premium.

 

 

Cómo saber si un Té Matcha es de calidad.

Por último dejadme que os cuente un truco que me dio una seguidora mediante Instagram. No todos los Matcha que se pueden comprar son de tan buena calidad como los que os enseño arriba. ¿Cómo saberlo? Pues bien: solo tenemos que fijarnos en unos pocos detalles.

  • Un Té Matcha es de calidad si su color es verde intenso y luminoso (no opaco o amarillento).
  • En cuanto a la textura: si es de calidad tendrá un aspecto fino, el polvo será suave (si es muy grueso, transparente o parece “azúcar” verdoso, entonces es de mala calidad)
  • El Origen tiene que ser Japón, ya que dicen que ahí es dónde se hace el verdadero y mejor té verde Matcha.
  • Y por último: el precio cuenta. Los tés Matcha de baja calidad suelen ser sorprendentemente baratos.

Si aún así tenéis dudas, podéis fijaros en las fotos que os he dejado de los Té Matcha de Isshotea, para tenerlo como referencia de Té Matcha Orgánico de Calidad.

Y sin enrollarme más: aquí os presento mi propuesta: Cheesecake vegano de Té Matcha.

Tarta sin horno: Cheesecake vegano de Té Matcha Orgánico.

Tarta sin horno: Cheesecake Vegano con Té Matcha Orgánico.

Rating: 5.0/5
( 1 voted )
Raciones: 8 Tiempo Preparación: Nutrition facts: 200 calories 20 grams fat

Ingredientes

140 de avellanas (tostadas o no)
200 gramos de Anacardos (remojados por 1 noche)
12 dátiles deshuesados de tamaño medio
1 Limón
1/2 cucharadita de Canela en polvo
Sirope de Ágave
400 mlLeche de coco (preferentemente las que vienen en lata, refrigerada 1 noche para que se vuelva densa)
50 gr Queso vegano (yo usé uno tipo Wenslaydale con Cranberrys, a base de coco, pero podéis innovar)
2 Cucharadas soperas de Té Matcha Gourmet
Opcional: una pizca de Levadura de Cerveza desamargada.
Opcional: Aceite de Coco
*Si quieres sustituir algún ingrediente, lee las notas que dejo debajo de la receta.

Necesitaremos un molde de tamaño medio y un procesador de alimentos para triturar.

Paso a paso

  1. Empezaremos triturando los 140 gramos de Avellanas hasta convertirlas en polvo. Por otro lado, los 12 dátiles deshuesados hasta que se cree una masa pegajosa y deshecha.

    Para triturar suelo usar un molinillo de café eléctrico. Es potente y sus aspas están preparadas para objetos duros.

  2. Cogemos las avellanas y los dátiles triturados, los volcamos en un bol y le añadimos media cucharadita de canela en polvo y un chorrito largo de Sirope de Ágave.
  3. Mezclamos todo bien con la ayuda de una cuchara hasta que la masa sea lo más homogénea posible.
  4. Luego, la volcamos sobre el molde y la repartiremos por toda la base y una pequeña parte de los laterales, tal y como os muestro en las fotos.

    Aquí va un truco: lo mejor es mojar una cuchara sopera y utilizarla para compactar la masa mientras la adaptamos a la forma de nuestro molde. Mojar la cuchara hará que la pasta no se pegue y podamos trabajarla tranquilamente.

  5. Metemos nuestro molde en el congelador mientras preparamos la crema de queso vegano para nuestra tarta.
  6. Para ello, sacamos la leche de coco de la nevera y la metemos en nuestro procesador de alimentos junto al zumo de 1 limón, los 50 gramos de queso vegano y 1 cucharadita pequeña de levadura de coco (esta última es opcional).
  7. Trituramos todo hasta que quede nuevamente homogéneo.
  8. Ahora le añadimos 3 cucharadas soperas de Sirope de Ágave, 200 gramos de Anacardos remojados, 2 cucharadas soperas de Aceite de Coco (opcional)  y trituramos durante el tiempo que sea necesario para que la crema quede suave y sin grumos.
  9. Volcamos la mitad de esa crema sobre el molde y reservamos la tarta en la nevera.
  10. Mientras, con la crema de queso que ha sobrado vamos a preparar la capa de Queso + Matcha.
  11. Para ello añadiremos al sobrante dos cucharadas soperas de Matcha y mezclaremos bien.
  12. Volcamos la Crema de Queso vegana y Matcha sobre el molde y lo metemos en el congelador por 1 hora.
  13. Cuando ya haya pasado la hora podemos desmoldar nuestra tarta y decorar con un poquito más de té verde. Para decorarlo sin que se creen grumos y la capa quede regular yo tamicé un colador muy fino para espolvorear el té por encima.
  14. Finalmente, podemos cortar nuestra tarta y disfrutar de las tres distintas capas. ¡Recuerda conservar en la nevera lo que sobre! (Si sobra).

    Resultado final de la tarta: Cheesecake vegano de Té Matcha.

    La textura de la tarta es entre cremosa y como una mousse. La leche de coco aporta la densidad suficiente para que el corte sea perfecto.

Notas

¿Dónde puedo encontrar los ingredientes más "raros"?

El Té Matcha lo podéis comprar on-line mediante el link que os he dejado. La leche de coco, el Sirope de Ágave, el Aceite de Coco y la Levadura de Cerveza ya está en supermercados y tiendas ecológicas. Los frutos secos los encontraréis en algunos supermercados y tiendas a granel.
 

¿Qué pasa si no encuentro queso vegano?

Sé que a veces es difícil encontrar quesos veganos. El queso vegano NO ES IMPRESCINDIBLE en esta receta. Es evidente que le aporta sabor a queso, que es precisamente lo que se busca en un Cheesecake, pero podemos engañar a nuestro paladar añadiendo levadura de cerveza desamargada en copos. De hecho, yo usé ambos ingredientes.
En caso de que no podamos conseguir ninguno de los ingredientes podemos evitarlos y quedarnos con sabor de la leche de coco con el Sirope y el limón.
 

¿Y si soy alérgico a las avellanas?

La base puede sustituir las avellanas por almendras o frutos secos de características similares, aunque obviamente variará su sabor.
 

¿Puedo sustituir la leche de coco?

La respuesta es SÍ, PERO. Se puede sustituir por cualquier leche vegetal, pero la leche de coco tiene una propiedad que las demás no: con el frío solidifica como la nata. Por eso la tarta tiene textura de mousse y no se deshace fácilmente fuera de la nevera. Podríamos compensar la falta de leche de coco añadiendo más anacardos.
 

¿Por qué recomiendas usar aceite de coco?

Porque, al igual que la leche de coco, el aceite de coco suele solidificarse a temperatura ambiente. Por ello
 

Did You Make This Recipe?
¿Has preparado esta receta? Etiquetame en Instagram @Soyvegana_Jenny.

Quizá te interese

3 Comentarios

Recetas de Quesos Veganos 14 octubre, 2018 - 01:29

[…] Y con topping de té matcha orgánico. Un delicioso postre totalmente orgánico y sin añadidos de origen animal. Otra de sus bondades es que no necesita horno, solo refrigeración. Para hacerla, sigue la receta paso a paso […]

Responde
Té matcha: todo lo que tienes que saber - ecoco 17 abril, 2020 - 15:12

[…] y obtener sus propiedades prácticamente sin darnos cuenta. Una de nuestras recetas favoritas es la tarta matcha ¡y totalmente […]

Responde
Tarta de limón vegana - recetas dulces | Mis Recetas Veganas (fáciles) 21 abril, 2020 - 11:37

[…] un capricho dulce para un día cualquiera. En la sección de tartas tenéis cheesecakes sin queso, tartas con té matcha, tartas de chocolate, tartas de plátano, tartas heladas…¡De […]

Responde

Deja tu comentario

Esta página web usa cookies (veganas y con pepitas de chocolate) para mejorar tu experiencia de uso. Asumimos que te parece bien comertelas, pero puedes rechazarlas si lo deseas. Aceptar Leer más